Cuando el destino eres tu

Muchas veces viajar es escapar. La presión que dejamos que se acumule en nuestras espaldas, ya sea por exceso de trabajo, por aguantar relaciones, por no saber gestionar nuestras emociones... y por muchas cosas más, se convierte en una excusa para largarse. Como si en el lugar que vamos a parar, eso que nos agobia, no existiera. Te has parado a pensar cuantas personas vienen cerca de donde vives para hacer lo mismo que tu quieres hacer cerca de donde viven ellos?



¿Quiere decir esto que no debemos viajar? NO. Tenemos que salir, por muchas razones. Pero no para encontrar la solución a nuestros problemas en otro lado. Los problemas los tenemos dentro de nosotras; en una mochila que cuesta un poco más de dejar atrás. Sobretodo, porque no sabemos que la tenemos.


El comportamiento de las personas que se van para arreglar sus asuntos suele ser muy parecido entre ellas; una especie de patrón. En realidad, llegan a un lugar y lo que suelen hacer es ir a conocer gente, ya sea en excursiones, clubs, bares, etc. (y eso que una de las excusas era irse a estar solo y aclararse); pero no suele ser así. 


El Silencio suele asustar, ya que nos muestra lo que de verdad tenemos dentro, lo que somos. 

Un viaje para descubrirnos es el que nos permite estar solos; en grandes lugares donde nos sentimos pequeños. En destinos donde podemos sentir como nuestras estructuras se desvanecen... lo que pensamos no tiene lugar... lo que sentimos es pesado... Así sí veremos muchas cosas; cosas nuestras. Eso sí, no esperemos arreglar nada. Está bien para tomar distancia y observarse. Ver qué hacemos mal (sí, nosotros. Somos los únicos responsables de lo que nos pasa). Y cuando lo tengas claro, vuelve. Vuelve para subsanar, para poner orden. Siempre desde el Silencio donde lo encontraste.

Viajar para sentir qué quieres. Solo es posible desde ti, contigo misma. Lo demás, excusas para largarte, nada más.

Edgar Tarrés
www.mindfulkit.com

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

ESS Art by Monica Traviesa

Casa Romualdo en la Ribeira Sacra

Pasión y Viajes