Las Esperas con Plenitud


Cuando fué la última vez que tuviste que esperar en tu viaje? Uno de esos momentos en las andanas de cualquier andana india... o puede que algun lugar remoto en la nada africana, donde te han asegurado que pasará una furgoneta-bus.

Ahí es cuando la palabra paciencia cobra un sentido especial; su dimensión más pesada.


Dependiendo del momento que nos encontremos, esa espera puede ser el detonante de todo el cansancio acumulado; de los kilómetros que llevamos en la espalda; de lo que no aguantamos de nuestros compañeros o pareja de viaje.


Cuando nos encontramos en estos momentos, una buena formación en mindfulness resulta de gran ayuda, ya que una buena espera puede ser sinónimo de un buen descanso. No solo de nuestro cuerpo, sino también de nuestra mente.

Podemos sentarnos en silencio sobre nuestra mochila... caminando arriba y abajo de la andana... como tu quieras... pero siempre poniendo nuestra atención en la respiración y en lo que sentimos. Y todo esto, lo respiramos; lentamente. Observando como el aire que entra nos llena nuestro abdomen, y el que sale, nos vacía completamente. Si lo consigues, verás como esa espera se convierte en un gran momento en el cual puedes sentir que descansas de verdad, y además, podrás relativizar muchas de las experiencias que hayas vivido, cosa que te hará sentir mejor, ya no tendrás la sensación de que estás esperando, sino, aprovechando tu tiempo. Para estar contigo, para sentir cada momento.

El hecho de salir de la rutina, de todo lo que conoces, lo que ya no te sorprende ni te llama, de la indiferencia, incluso del sinsentido, muchas veces... y lanzarte a ver el mundo te va a propiciar que tengas muchos de estos momentos; especiales, únicos.. Aprovéchalos. Sal. Escápate. Pero no de ti. No hay que escapar de una misma. Ese es uno de los grandes errores del viaje. Pero de esto, ya hablaremos en el siguiente post. 

Hasta pronto!


Edgar Tarrés
www.mindfulkit.com

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

ESS Art by Monica Traviesa

Pasión y Viajes

Cuando el destino eres tu